Novedades todos los días en nuestro Canal de WhatsApp

Tissot mecánico, decada de 1950.

Un reloj que tiene el derecho de ser llamado tradicional, porque no se trata de ningún tipo de reedición ni homenaje, es un auténtico Tissot vintage, exactamente de la década de 1950.
Su diseño y envejecimiento acusan sin mucha presión que se trata de una pieza vintage, y su calibre no podía ser de otra empresa que no fuera la propia Tissot, recordándonos que en el pasado esta firma suiza se mostraba bastante celosa en este sentido. El calibre a cuerda que haría de evidencia viviente para demostrar la razón del prestigio hasta el día de hoy de esta marca fundada en 1853, sería el 27B-21, producido de 1950 a 1961, un movimiento de 16 rubíes que absorbió toda la calidad y durabilidad de la mano de Tissot en esta época, que se presentaba como una verdadera manufacturera de calibres, contribuyendo a la relojería con cada uno de ellos.
Relojes parecidos a este pueden haber, quizás varios, pero simplemente ninguno iguala a esta especial pieza. Las cosas como son: se trata de un Tissot, no de un reloj de marca cualquiera con una historia cualquiera con una fama cualquiera ni con un prestigio cualquiera, se trata de una de las marcas de relojes suizas más reconocidas de la historia, y lo mejor: proveniente de la época de mayor exposición del auténtico poder manufacturero de esta histórica firma.
Portar piezas como esta, es portar unos cuantos milímetros de historia en la muñeca… mírenlo y díganme si la historia no es hermosa.

  • Marca: Tissot.
  • Período: Década de 1950.
  • Modelo/Referencia: N/A.
  • Movimiento: Tissot 27B-21, a cuerda.
  • Medida de la caja: 34 milímetros sin incluir su corona.
  • Material de la caja: Bronce cromado.
  • Distancia entre asas: 18 milímetros.
  • Material del brazalete: Cuero.
  • Accesorios: A no ser que se especifique lo contrario, la regla general de los relojes vintage es no incluir sus accesorios.