Novedades todos los días en nuestro Canal de WhatsApp

Universal Genève Sub-Second, a cuerda

 

Universal Genève Sub-Second, década de 1950.

 

Señores… la firma de los coleccionistas, la marca que sólo un conocedor de nuestro mundo podría valorar como corresponde: Universal Genève.

Esta reconocida firma es ultra-reconocida en la relojería por sus imbatibles cronógrafos mecánicos, pero más aun, por la excelente calidad mecánica de cada uno de los relojes que producía, todo en casa. Y cómo no, si esta firma partió allá en 1894 como una auténtica manufacturera de cajas, coronas, esferas y movimientos.

Este caballero viene a meternos en problemas, porque si bien pareciera ser una re-edición, un homenaje, resulta que no… ES UN UNIVERSAL GENÈVE DE LA DÉCADA DE 1950. Es una muestra inédita de cómo se veía un UG en vitrina en su época. Índices, manecillas y logo en oro rosa; todo con clase y delicadeza, pero con un tamaño imponente para su período: 35 mm. de diámetro, dimensiones totalmente actualizadas a nuestros tiempos (ojo aquellos que prefieren diámetros más grandes que los tradicionales 33/34 mm.).

¿Y adentro qué? Nadie espera que no porte un movimiento de manufactura propia, ¿verdad? Bueno… no tenemos sorpresa, el calibre mecánico 1200 de Universal Genève palpita con tanta decisión como el 30T2 de Omega, dos movimientos que son justamente equiparables, ambos con una calidad y resistencia más que confirmadas con el paso de las décadas.

Pocas son las veces que nos encontramos con piezas de este nivel en este estado, porque usualmente los mejores relojes se usan hasta el cansansio. Pero bueno, siempre hay excepciones, y vaya excepción que nos regaló el tiempo.

 

  • Precio: $395.000.
  • Marca: Universal Genève.
  • Período: Década de 1950.
  • Modelo/Referencia: N/A.
  • Movimiento: Universal Genève 1200, a cuerda.
  • Medida de la caja: 35 milímetros sin incluir su corona.
  • Material de la caja: Acero inoxidable.
  • Distancia entre asas: 18 milímetros.
  • Material del brazalete: Cuero.
  • Accesorios: A no ser que se especifique lo contrario, los relojes no incluyen accesorios. La regla general de los relojes vintage, en específico, es no incluirlos.