Novedades todos los días en nuestro Canal de WhatsApp

Cuando el vanidoso tiene una virtud que otros no, la destaca… Omega lo demuestra: «Constellation Calendar».

En la década de 1950 NO ERA COMÚN que los relojes ofrecieran calendario. El trabajo de resolver la fecha en el presente lo vemos como algo tan innecesario, como algo tan normal… pero hace cerca de 70 años esto era una necesidad no satisfecha para todo el mundo, y que el reloj además de la hora mostrara la fecha, era UN AUTÉNTICO LUJO, UN PRIVILEGIO.

Tal era la importancia de este logro por parte de los maestros mecánicos relojeros de la época que, por ejemplo, en 1947 se introdujo en Rolex una línea cuyo nombre alude directamente a esta complicación: Datejust.

Contextualizada la relevancia de esta necesidad en la década de 1950, introdúzcase con alfombra roja a uno de los primeros Constellation con calendario de la historia: el Constellation Calendar de referencia 2943-3.

Claramente hoy ningún Constellation moderno va por la vida diciendo «mírenme, tengo calendario»,  pero en los años 50 sí, era LA COMPLICACIÓN para tener en un reloj de lujo… y verlo orgulloso de sí mismo en el 2024 es hermoso.

Recordemos además que no se trata de cualquier Omega -asegurando sólo por la marca una calidad espectacular-, sino que de uno de la selecta línea Constellation, recientemente introducida en 1952. Estos relojes iban derechamente a expresar el máximo esfuerzo de la firma en el diseño de un reloj, estética y mecánicamente hablando: TODOS LOS RELOJES CERTIFICADOS COMO CRONÓMETRO… y en este caso, encima CON CALENDARIO: vanidad pura.

Su PRECIOSO diseño mucho dice, y con más fuerza gracias a su pátina natural.

La fineza, la delicadeza, el detenimiento, la nobleza… el fusionar de esta forma el oro rosa con el acero por fuera NO DEBIERA PERMITIRSE. Los generosos índices aplicados con legibilidad imperiosa, el logo aplicado, las manecillas… hay una obra maestra de joyería sólo dentro del dial. Y no se queda tranquilo, tenía que mostrar esas bellísimas asas, largas y finas: IMPONENCIA Y ELEGANCIA, una pareja de conceptos que pudieran sonar contradictorios, en la máxima armonía. Desde su corazón -el exclusivo calibre automático CON CALENDARIO 504 de Omega- hasta su complejidad física, el mensaje lo deja claro… «no puedo sino ser arrogante».

 

  • Precio: $595.000.
  • Marca: Omega.
  • Período: Década de 1950.
  • Modelo/Referencia: 2953-3 SC.
  • Movimiento: Omega 504, automático.
  • Medida de la caja: 34 milímetros sin incluir su corona.
  • Material de la caja: Acero inoxidable.
  • Distancia entre asas: 18 milímetros.
  • Material del brazalete: Cuero.
  • Accesorios: A no ser que se especifique lo contrario, los relojes no incluyen accesorios. La regla general de los relojes vintage, en específico, es no incluirlos.