Novedades todos los días en nuestro Canal de WhatsApp

Pocas son las veces que hemos tenido el privilegio de compartir un Omega con una doble firma en el dial…

Y es que estas piezas son tan escasas por el sólo hecho de lucir una doble firma, que los aficionados han sabido valorarlas como corresponde. Piezas con firmas de casas como Türler, Tiffany & Co., Meister, Cuervo y Sobrinos, Gübelin, entre otras, son parte de un mismo nicho, de una misma fijación que sólo nosotros, los aficionados, comprendemos.

La razón de firmar los relojes de marcas prestigiosas tiene bastante sentido: hacerse publicidad alrededor del mundo usando como instrumento a los mejores exponentes. Dicho esto, fue esta belleza Omega Seamaster, de caja enchapada y de dial sobrio el seleccionado para llevar la firma de Türler. Fundada en 1883, no es sino la casa joyera más prestigiosa y reconocida de Suiza, siendo calificada por algunos como el equivalente en reputación a Tiffany & Co. en Nueva York o a Asprey en Londres. A lo largo del siglo 20, el éxito de esta casa joyera nos trajo piezas irrepetibles, estampando orgullosamente su nombre en el dial de piezas del más alto nivel, y es principalmente debido a todas estas épicas piezas que en el mundo relojero se conoce a Türler.

La belleza de este reloj habla por sí sola, elegancia y simpleza juntas en la perfección imperfecta de lo vintage.

En su interior el prestigioso calibre automático 552 de Omega le da mecánicamente -porque históricamente ya lo es- la capacidad de ser un reloj eterno. Su referencia es la 165.002 y nació exactamente en el año 1967… desde hace 57 años que se desmarca de lo común, de lo encontrable, erigiéndose ya no como un simple Omega Seamaster Genève vintage, sino como un Seamaster altamente coleccionable, rarísimo y bello: una combinación imparable.

 

  • Precio: $595.000.
  • Marca: Omega.
  • Período: Año 1967.
  • Modelo/Referencia: 165.002.
  • Movimiento: Omega 552, automático.
  • Medida de la caja: 34 milímetros sin incluir su corona.
  • Material de la caja: Acero enchapado en oro.
  • Distancia entre asas: 18 milímetros.
  • Material del brazalete: Cuero.
  • Accesorios: A no ser que se especifique lo contrario, la regla general de los relojes vintage es no incluir sus accesorios.