Novedades todos los días en nuestro Canal de WhatsApp

La pasión irracional de UN SOLO romántico se necesitó para el nacimiento de una firma que NO tiene competencia: Chronoswiss.

Año 1983 y Gerd-Rüdiger Lang soñaba con una firma relojera que hiciera absolutamente TODO lo que parecía estar apagándose. En plena crisis del cuarzo, con todo el mundo pensando en un simple y económico reloj con pila, el señor Lang tenía otro plan: EL DAR NACIMIENTO A UNA MARCA TRADICIONALISTA, que SÓLO PRODUCIERA RELOJES MECÁNICOS pero no sólo mecánicos en el sentido literal -a cuerda y automáticos-, sino que relojes mecánicos con un alma propia, con un sello de tradición y orgullo evidente EN CADA RELOJ… mientras más arte, más belleza y engranajes expresara el reloj, mejor.

Hablamos de relojes respetados hoy internacionalmente por la comunidad relojera por el mérito que tuvo atreverse con esta firma a inicios de los 80 y también por sus relojes, analizados objetivamente. A precios bastante razonables, los relojes Chronoswiss son ACABADOS A MANO, con diseños elegantes que superan lo predecible. Lo llamativo de este caso es que, TODOS LOS RELOJES, con complicaciones y diseños distintos, SON DOTADOS DE LA MISMA ESENCIA, el mismo estilo… es como uno sabe distinguir dos relojes Cartier, sin siquiera ver el logo. Es que esos biseles, esas cajas de acero tan bien detalladas, esos diales, esas manecillas… son una identidad independiente, única de todos los Chronoswiss.

Y claro, haciéndole honor al nombre de la firma y al ADN puro de la marca, los cronógrafos mecánicos son la especialidad. En esta ocasión es aquel de referencia CH7523CD, CERTIFICADO COMO CRONÓMETRO -armonía pura con el objetivo de la marca-, el que nos deslumbra. Es definitivamente la forma la que Chronoswiss sabe tan bien explotar, es el cómo se hacen las cosas. En papel es un cronógrafo automático simple de 3 contadores, al más puro estilo de los habituados Valjoux 7750… pero lo último que tiene este reloj es una pizca de predictibilidad. Acá cada contador, la textura del dial, las manecillas, el bisel, la corona, HASTA LOS CONTADORES SON ESTUDIADOS A FONDO para maximizar la belleza. Y por supuesto que el movimiento es acabado a la altura…

El nivel de un reloj así, incluso sabiendo absolutamente NADA de la marca, habla por sí solo… eso sí que es fuerte y difícil de ver en el mundo de la relojería.

 

  • Precio: $1.890.000.
  • Marca: Chronoswiss.
  • Período: Década de 1990.
  • Modelo/Referencia: CH7523CD.
  • Movimiento: Valjoux 7750, automático.
  • Medida de la caja: 38 milímetros sin incluir su corona.
  • Material de la caja: Acero inoxidable.
  • Distancia entre asas: 20 milímetros.
  • Material del brazalete: Cuero.
  • Accesorios: A no ser que se especifique lo contrario, los relojes no incluyen accesorios. La regla general de los relojes vintage, en específico, es no incluirlos.