Novedades todos los días en nuestro Canal de WhatsApp

Azul, automático, 41 mm, bisel cerámico y dial SIN OLAS… sin dudas un Seamaster 300M especial.

Les presentamos al reloj de buceo que tiene permitido usarse con cualquier cosa: el Omega Seamaster 300M.

Eso porque el reloj a estas alturas es sin duda alguna un clásico de la relojería. Desde la icónica aparición de este diver -en su versión más antigua- en la película Goldeneye de 1995 en la muñeca de Pierce Brosnan, con el pasar del tiempo, persistiendo en la muñeca del agente secreto, se hizo el sueño de miles de aficionados. Algunos pueden verlo como un signo de masculinidad, otros como un signo de éxito, otros como uno de belleza, otros como un punto de encuentro entre el cine y la relojería… infinitas interpretaciones tiene este reloj, pero sólo con una sola conclusión aceptada por todos: el lugar del Seamaster 300M se respeta.

La pieza que podemos ver en imágenes es la versión del clásico en la década de 2010, en la referencia 212.30.41.20.03.001. El bisel cerámico se valora: se coincide con él el mismo gusto de reflejar del dial azul… así es posible confirmar que este Seamaster 300M tiene ese toque moderno, ese toque de «eternamente nuevo» que marca la diferencia.

En cuanto a su movimiento, traspasando en la tapa al icónico caballo de mar / hipocampo, logo de la línea Seamaster, encontramos al calibre 2500 de Omega palpitando a 25.200 BPH, ofreciendo 48 horas de reserva de marcha y el escape Co-Axial tan preciado de la firma suiza: ícono por fuera y por dentro.

En pocas palabras, el clásico reloj deportivo/formal de lujo, en una versión que ya no se repite.

 

  • Precio: $2.890.000.
  • Marca: Omega.
  • Período: Década de 2010.
  • Modelo/Referencia: 212.30.41.20.03.001.
  • Movimiento: Omega 2500, automático.
  • Medida de la caja: 41 milímetros sin incluir su corona.
  • Material de la caja: Acero inoxidable.
  • Distancia entre asas: 20 milímetros.
  • Material del brazalete: Acero inoxidable.
  • Accesorios: A no ser que se especifique lo contrario, los relojes no incluyen accesorios. La regla general de los relojes vintage, en específico, es no incluirlos.